Algodón orgánico en cadenas de moda rápida: ¿qué tan sostenible es?

El algodón orgánico es mejor que el algodón convencional, eso es obvio. Las cadenas de moda rápida como H&M, C&A y Zara están ofreciendo ropa hecha de algodón orgánico desde hace mucho tiempo, y tan barata como el resto de su gama. ¿Cómo puede ser?

Camisas coloridas para niños por 4,99 €, pack de dos vestidos de bebé por 9,99 €, vestidos de mujer por 12,90 €: la ropa hecha de algodón orgánico para cadenas grandes como H&M y C&A es inmejorablemente barata hoy en día. Y está en línea con la tendencia: casi todas las grandes cadenas de moda rápida se anuncian con colecciones “sostenibles” y las etiquetan con etiquetas “especiales”.

Pero, ropa de algodón orgánico a precios tan bajos, ¿es eso posible? ¿Qué tan orgánico y sostenible es realmente?

Algodón: por qué orgánico es mejor

El algodón es uno de los cultivos más importantes del mundo: es la materia prima de casi la mitad de todos los textiles. Su cultivo y procesamiento se han encontrado siempre entre los sectores industriales más importantes del mundo, y ahora se sabe que esto ha tenido un impacto fuerte en el medio ambiente.

  • El algodón necesita mucha agua para crecer. La producción de un kilo de algodón requiere alrededor de 10,000 litros de agua en promedio. En el cultivo convencional, se trata con grandes cantidades de pesticidas sintéticos y fertilizantes artificiales, que contaminan el medio ambiente y los trabajadores. Además, alrededor del 80 por ciento de las plantas de algodón del mundo están genéticamente modificadas.
  • Debido a métodos de cultivo más sostenibles, el algodón orgánico, generalmente requiere menos agua: el riego por goteo y lluvia pueden ahorrar hasta un 90 por ciento de agua. No se pueden usar pesticidas y fertilizantes sintéticos ni ingeniería genética. Esto protege el suelo, el agua, la biodiversidad, los trabajadores y las comunidades locales.

Algodón orgánico para cadenas de moda rápidas

Los gigantes de la industria H&M y C&A se han alternado en los últimos años en lo que respecta al título de «mayor comprador mundial de algodón orgánico«. Hay que tener en cuenta que también son uno de los mayores compradores de algodón convencional.

Ambas compañías se enorgullecen de procesar grandes cantidades de algodón cultivado orgánicamente; esto muestra la importancia de la materia prima para la industria de la moda rápida. Casi todas las cadenas principales comercializan su propia colección «sostenible«, al menos algunas de las cuales están hechas de fibras orgánicas.

Algodón orgánico en H&M

En H&M, por ejemplo, esta parte de la gama se llama «Conscious»: la ropa «consiste en al menos un 50% de materiales sostenibles, como algodón orgánico y poliéster reciclado«.

En general, según la compañía, el 97 por ciento del algodón total utilizado en 2019 era «más sostenible«: orgánico, reciclado o de cultivo «sostenible» («Better Cotton, ver más abajo).

Alrededor del 16 por ciento de toda la gama de algodón H&M era orgánica, según la compañía «producida en cumplimiento de estrictos estándares […] y probada por una organización de certificación […] independiente«, escribe una portavoz de H&M Alemania. Y: «Este año (2020) lograremos nuestro objetivo de que el 100% de nuestro algodón esté hecho de fuentes sostenibles».

H&M es miembro de la iniciativa Organic Cotton Accelerator (OCA), que se compromete a expandir el cultivo de algodón orgánico en todo el mundo.

Algodón orgánico en C&A

El competidor, C&A, etiqueta sus textiles más sostenibles como «#wearthechange» o «Bio Cotton». En 2018, según la compañía, un total del 71 por ciento del algodón utilizado era algodón orgánico o «Better-Cotton«.

«El algodón orgánico certificado es nuestra opción más sostenible y constituía el 38% del algodón que usamos en 2018″, escribe la portavoz de C&A, Martina Schenk. Solo se usa algodón orgánico en prendas etiquetadas como «algodón orgánico».

C&A apoya la expansión del cultivo de algodón orgánico a través de su propia fundación (C&A  Foundation). Al igual que H&M, C&A ha anunciado que a partir de 2020 todo el algodón debería ser «más sostenible». Las cifras aún no están disponibles.

Algodón orgánico en Zara

La cadena de moda Zara también ofrece ropa más ecológica bajo la etiqueta «Join Life». Sin embargo, esto representó solo el 21 por ciento de todo el rango en 2019.

Las prendas que tienen la etiqueta «Care for Fiber» están hechas de materias primas como algodón orgánico, Tencel Lyocell o poliéster reciclado. Sin embargo, las prendas deben consistir solo parcialmente de estos materiales «más sostenibles»; muchos consisten en alrededor de 50 o 75 por ciento de algodón orgánico.

Zara también es miembro de la iniciativa OCA. No pudimos averiguar qué papel juega actualmente el algodón orgánico para Zara.

¿Cómo puede ser tan barato lo orgánico?

El cultivo orgánico del algodón es más complejo y, por lo tanto, el precio de mercado suele ser algo más alto que el del algodón convencional, pero está sujeto a fuertes fluctuaciones

Según la ONG Textile Exchange, el recargo promedio para el algodón orgánico es de entre cinco y 20 por ciento. Por lo tanto, es totalmente posible que las empresas que compran grandes cantidades y mantengan una cadena logística y de producción eficiente, vendan productos hechos de algodón orgánico a precios similares a los de la moda convencional.


La portavoz de C&A, Martina Schenk, dice: «Nuestro objetivo no es vender más caros productos de algodón orgánico que productos hechos de algodón convencional». Incluso H&M dice tiene la misma estrategia en la compañía, «que todos puedan permitirse moda sostenible».

Las corporaciones, aparentemente están dispuestas a aceptar márgenes de ganancia más bajos para esto; la portavoz de H&M escribe que la decisión «se tomó para no transmitir el aumento de los precios de las materias primas a nuestros clientes».

El algodón sostenible no es unicamente algodón orgánico

En marcado contraste con las intenciones, a menudo anunciadas por las cadenas de moda, de usar algodón orgánico cada vez más y la participación cada vez más pequeña en el mercado mundial destacamos: menos del uno por ciento del algodón se cultiva actualmente orgánicamente. Después de todo, es una tendencia creciente.

«La impresión de que el algodón orgánico ahora se usa en casi todas partes, incluso en la moda rápida, es engañosa», dice una aistente de investigación y experta en la industria textil. «Hay que mirar más de cerca cuando las empresas anuncian con algodón orgánico».

Esto es cierto para las propias etiquetas de «sostenibilidad» de las cadenas de moda: que estás colecciones de ropa sean solo parcialmente de algodón orgánico, no es tomado muy en serio por los clientes.

¿Son productos orgánicos certificados o sin certificar? ¿O tal vez las empresas solo hablan de algodón «sostenible«?

Este último ahora representa casi el 30 por ciento del algodón procesado en todo el mundo. Sin embargo, en contraste con el algodón cultivado orgánicamente, se puede producir utilizando pesticidas y semillas genéticamente modificadas.

Better Cotton

Esto afecta sobre todo a «Better Cotton«. H&M, C&A, Zara y otras cadenas de moda utilizan este algodón «más sostenible» a gran escala. No tiene nada que ver con el cultivo orgánico: el cultivo es solo un poco más eficiente en recursos que el convencional. 

La Iniciativa Better Cotton (BCI), relacionada con los negocios, quiere proteger el medio ambiente y asegurar una vida mejor para los productores de algodón. Prescribe un uso sostenible del agua y el suelo y menos  productos químicos agrícolas. «Better Cotton» contiene principalmente algodón convencional, también modificado genéticamente. En H&M, por ejemplo, Better Cotton representa el 80 por ciento del algodón «más sostenible» utilizado.

Incluso donde se procesa algodón orgánico «real», generalmente se cumple con estándares más débiles en las compañías de moda rápida de lo que sería posible. El algodón, a menudo está certificado por las cadenas de moda, de acuerdo con ciertos criterios estandarizados. Sin embargo, solo se controla la proporción de fibras biológicas en los productos, pero no tiene en cuenta los procesos de producción, los productos químicos o los criterios sociales.

Algunas cadenas de moda también afirman que usan algodón orgánico certificado según el estándar GOTS, mucho más estricto. Pero ninguna compañía aclara explícitamente qué participación representa. El estándar GOTS abarca mucho más que la producción de algodón. Solo si todos los pasos de producción están certificados, una empresa puede anunciar sus productos con la etiqueta GOTS; este no es el caso de ninguna de las cadenas de moda rápida.

Por el contrario, muchas de las marcas de “Moda ecológica” pura ofrecen productos totalmente certificados por GOTS. No se puede juzgar si estas prendas serán más duraderas que otras prendas de moda rápida, lo que sería importante desde una perspectiva de sostenibilidad, pero al menos, en todo su ciclo de vida, causan menos problemas ambientales que la moda rápida convencional.

Conclusión: en las grandes cadenas de moda rápida, el algodón orgánico es solo una parte de las colecciones comercializadas como más respetuosas con el medio ambiente. El algodón «sostenible» predominantemente utilizado representa un cultivo algo más ecológico y, por lo tanto, es mejor que el convencional, pero no orgánico.

El algodón orgánico no es solo algodón justo

El término «orgánico» inicialmente solo se refiere al cultivo de algodón. Sin embargo, hasta que el algodón se convierte en una camiseta, hay muchos otros pasos de producción, como desgranar, hilar, teñir, coser, que son potencialmente dañinos para el medio ambiente y que no están cubiertos por la certificación orgánica. Para su posterior procesamiento, también es importante garantizar la sostenibilidad ecológica y social a través de certificaciones creíbles.

El aspecto ambiental también incluye un aspecto social igualmente importante: las condiciones bajo las cuales las personas cultivan, cosechan, hilan, cosen, etc., y cómo se les paga, el simple término «orgánico» casi no dice nada. La certificación OCS que a C&A, H&M y Zara les gusta usar, no hace dice nada sobre los estándares sociales.

La mayoría de las principales empresas de moda, ahora tienen su propio Código de Conducta, que proporciona condiciones de producción razonablemente justas. Este es un paso importante que muestra que el tema se está tomando en serio. Sin embargo, los estudios realizados por organizaciones independientes muestran una y otra vez que la falta de transparencia, así como el trabajo inseguro y mal pagado en la cadena de suministro textil todavía están muy extendidos (ver, por ejemplo , fashionchecker.org , Clean Clothes Campaign ).

Algunas certificaciones cubren toda la cadena de producción y establecen estándares ecológicos y sociales para todos los pasos y participantes, por ejemplo, el estándar textil Fairtrade , el IVN Best o el GOTS. Sin embargo, estas certificaciones integrales aún no han sido utilizadas por los grupos de moda rápida, así la participación en iniciativas de control independientes como la Fair Wear Foundation.


Conclusión: Casi todos los grandes grupos de moda ahora están avanzando hacia una mayor seguridad y equidad para los trabajadores textiles y, H&M y C&A están haciendo mucho. Sin embargo, según los expertos, las condiciones de trabajo y los salarios aún no son socialmente aceptables. El uso de algodón orgánico tiene algunos beneficios ambientales y de salud humana en el cultivo de algodón. A pesar de eso, apenas mejora las condiciones del proceso de producción posterior. Esto debería quedar claro para los consumidores al comprar ropa supuestamente «mejor» con etiquetas verdes.

Entonces, ¿es sostenible el algodón orgánico barato?

No queremos minimizar los esfuerzos de las grandes cadenas textiles ni sobreestimarlas. Los grandes grupos de moda rápida están haciendo mucho para ofrecer algodón sostenible desde el origen hasta los clientes. Con su poder de mercado, logran convertir la ropa de materiales más sostenibles en un producto más barato.

El hecho es que el algodón orgánico protege el medio ambiente y la salud de los trabajadores del algodón al evitar los productos químicos y utiliza menos agua, por lo que es más sostenible que los convencionales.

Pero también es un hecho que, el cultivo es solo un paso en la cadena de producción textil. La ropa hecha de algodón orgánico solo se vuelve sostenible si toda la cadena de producción es transparente, ecológica y socialmente compatible. Solo unas pocas normas y certificaciones independientes pueden garantizar esto actualmente; difícilmente se pueden encontrar estos controles en el sector de la moda rápida.

Es razonable sospechar que a los grandes grupos de moda les gusta usar demasiado términos como «orgánico» y «sostenible» para presentarse como más responsables de lo que realmente son y, debido a su modelo de negocio, pueden serlo.

Porque, sea orgánico o no, los productos baratos producidos en masa fomentan el consumo rápido en masa. Sería más sostenible comprar menos ropa en general y, de ser así, buscar certificaciones confiables (como el estándar textil Fairtrade, IVN Best, GOTS) de marcas de moda realmente justas, o comprar prendas usadas.

Desde Sin Lupa te recomendamos cuatro libros para recapacitar sobre tu consumo: «Ayuda al planeta comiendo», «Tu consumo puede cambiar el mundo «, «Consumir menos, vivir mejor» y «De consumista a minimalista».

Leer más en SinLupa.com:

1 comentario en «Algodón orgánico en cadenas de moda rápida: ¿qué tan sostenible es?»

  1. No me fio de estas firmas de ropa rapida. Las fabricas que tienen en india y bangladesh son lamentables. Prefiero comprar poca ropa y a tiendas donde se que vienen de un comercio justo.

    Responder

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad