11 cosas que podemos aprender sobre sostenibilidad durante la crisis del Coronavirus

Restricciones para salir, obligatoriedad del uso de mascarillas, trabajar desde casa. ¿Es el camino hacia la sostenibilidad? El coronavirus ha dado un vuelco a nuestra vida cotidiana. ¿Sique siendo importante la protección ambiental y climática? Y tanto. Las siguientes 11 cosas cosas sobre sostenibilidad, las podemos aprender gracias a la crisis.

Actualmente, el coronavirus ha ralentizado nuestra vida pública. Se supone que mientras no haya una vacuna o medicamento efectivo para el virus, no habrá un retorno completo a nuestra vida normal. Esto provoca incertidumbre y a veces miedo. Por qué debemos repensar la sostenibilidad.

Sin embargo, además de las muchas restricciones y víctimas, también hay noticias positivas: la contaminación del aire disminuyó significativamente debido a los numerosos cierres industriales y cancelaciones de vuelos. Muchas personas tienen tiempo para respirar profundamente y hacer una pausa.  Nuestros contactos sociales se están volviendo más importantes para nosotros que nunca.

Si te gustan las cosas más innovadoras y extrañas, no te pierdas Amar a la naturaleza: el movimiento eco-sexual tiene una curiosa compresión de la protección del medio ambiente.

Pero, ¿dónde está la sostenibilidad y la protección del clima en esta crisis? Estas, o pasan a un segundo plano o incluso con han cobrado más fuerza que antes. Motivos como la catástrofe en el Amazonas a la sombra del Coronavirus es motivo suficiente para ponernos en pie de guerra.

Las manifestaciones callejeras, por ejemplo, los “Fridays for Future”, no pueden realizarse en este momento debido a las restricciones. Todos, sin embargo, podemos hacer algo para proteger el clima, a pesar de estar viviendo tiempos difíciles. En otoño de 2020 se estrenó la película – documental «Soy Greta» (Yo soy Greta Thunberg).

Aquí están nuestras 11 cosas que podemos aprender en esta crisis en términos de sostenibilidad.

1- Una respuesta tardía a las crisis puede costar vidas

Si respondemos a las crisis demasiado tarde, el daño es enorme. La larga falta de transparencia por parte del gobierno chino, por ejemplo, con respecto a los peligros y la propagación del virus, dificultó a los gobiernos del resto del mundo tomar medidas rápidas y específicas para contenerlo.

El escepticismo adoptado por los políticos, también se vengó en el Reino Unido y Estados Unidos. Durante mucho tiempo no hubo restricciones de salida y, ahora, las dos naciones registran más de 150.000 muertes (126.000 en EEUU y 43.230 en Reino Unido, el 26 junio 2020) por Covid-19.

El cambio climático también provoca la muerte de personas, o la migración, debido a que no cuidamos el medio ambiente. Los países occidentales exportan millones de toneladas de residuos plásticos al extranjero, principalmente al sudeste asiático y la India. Los desechos plásticos obstruyen las vías fluviales, provocan inundaciones y promueven la propagación de enfermedades. Se estima que cada año mueren entre 400.000 y un millón de personas en todo el mundo debido a los desechos exportados.

Si no actuamos con decisión ahora y tomamos las medidas necesarias para cumplir con los objetivos climáticas del Acuerdo de París, la temperatura global y, por lo tanto, el nivel del mar, continuarán aumentando. Como resultado, las personas pierden sus hogares, mueren o se ven obligadas a huir.

2- Sostenibilidad: los viajes en avión a menudo no son necesarios

Muchos de nosotros hemos trabajado estas semanas desde casa. Y he aquí, ¡funciona! Por supuesto, no debemos renunciar permanentemente a los contactos interpersonales con los compañeros de trabajo. Sin embargo, la pandemia está demostrando que las videoconferencias, generalmente, pueden reemplazar muy bien las reuniones cara a cara.

Los viajes de negocios, citas o reuniones de clientes en los que hay que desplazarse en avión, coche o tren, pueden disminuir drásticamente y ser más sostenibles. Menos viajes aéreos y en coche tienen dos ventajas: el clima se beneficia de menos emisiones de CO2 y ahorramos mucho tiempo con estas idas y venidas. Otra ventaja: el ahorro de dinero.

3- Sé sostenible: cocinar tú mismo, fresco y de temporada

Las comidas preparadas del supermercado, generalmente son menos saludables, menos sostenibles y más dañinas para el clima que los productos frescos. Y cocinar de manera fresca y estacional no solo es saludable, también es divertido. Los blogs de comida pueden ser una gran inspiración. 

Los productos regionales de temporada, además, son a menudo más baratos que los que provienen de lejos. 

4- Compra pequeñas cantidades frescas

Puedes ahorrar dinero no solo con alimentos frescos, también si compras pequeñas cantidades. Los paquetes grandes de verduras o aquellos packs de yogur, con 2 yogures gratis, generalmente solo son útiles para las familias o las compras semanales.

Si vas de compras con más frecuencia y quieres productos frescos, tienes que conseguir cantidades pequeñas. Con demasiada frecuencia, la comida se echa a perder y generamos más desperdicios de alimentos. Las compras para acumular no tienen sentido, incluso en esta crisis no necesitamos tanta pasta, harina o papel higiénico.

Nuestro consejo: haz un menú semanal, si tienes pareja o familia lo podéis hacer juntos. Esto significa que ya sabrás lo que necesitas comprar y no tienes que tirar la comida que no se consume a tiempo. 

5- Sostenibilidad: la tienda de la esquina en lugar del supermercado

Comprar en la pequeña tienda a la vuelta de la esquina suele ser más divertido y sostenible que en el supermercado, donde a menudo pierdes el tiempo buscando algún producto. El apoyo al comercio local tiene más sentido por razones de sostenibilidad. Por ejemplo, la verdulería, a menudo tiene muchos productos sin envoltorios de plástico. Con las compras online, por el contrario, se generan muchos residuos de envoltorios y el transporte de productos desde zonas lejanas está a la orden del día.

La supervivencia de muchas tiendas de barrio y restaurantes está amenazada debido a la crisis. Es por eso que tenemos que apoyarles en todo lo que podamos.

Para apoyar a los comerciantes de tu área, puedes comprar algún libro en la librería del barrio. También te proponemos la web de Mercado Local, puedes vender y comprar productos en tu zona, de esta forma contribuyes a la economía local y también puedes vender tus productos sin intermediarios.

6- Tiempo para renunciar, menos compras, más sostenible

Debido a las restricciones actuales, pasamos mucho tiempo en casa. Esto finalmente nos da la oportunidad para repensar nuestro comportamiento como consumidor. Muchos ahora se sorprenden al descubrir que realmente no necesitamos tanto. 

Por lo tanto, todos deberían pensar si realmente necesitan esa prenda de vestir o pueden prescindir de ella fácilmente la próxima vez que compren ropa, ya sea localmente o en línea. 

Cuando se trata de sostenibilidad en la ropa, es bueno comenzar a limitar tu propio consumo, ya que casi todos tienen un armario repleto en casa. En lugar de comprar un top o jeans nuevos, puedes elegir moda de segunda mano o intercambiar ropa con tus amigos. Aquí te explicamos cómo organizar un mercadillo o intercambio de ropa.

Intenta que la ropa que compres sea ecológica, orgánica y provenga del comercio justo. La pandemia te da tiempo para obtener información sobre los productos que compras: ¿de dónde vienen? ¿Qué materiales contiene? ¿Se paga justamente a los productores? Incluso si esta ropa a menudo cuesta un poco más, la diferencia de precio vale la pena, porque no solo los productores se benefician, sino también el medio ambiente. Y, cualquiera que haya comprado un producto caro, se lo piensa dos veces antes de comprar otro para compensar el gasto. 

7- Bricolaje: haz las cosas tú mismo

Otra cosa que aprendemos de la pandemia: haz las cosas tú mismo. Actualmente, hacer un enjuague bucal está muy de moda, por ejemplo, para limpiar la boca de bacterias. Hay muchas cosas fáciles que puedes hacer en casa, como mermelada, plantar un pequeño jardín con hierbas, fabricar tus productos de limpieza.

Pero no solamente es una moda pasajera, además, reduce nuestro consumo. Reparar es muy útil, pero a menudo decidimos tirarlo y comprar uno nuevo. Con un poco de práctica puedes aprender a pegar la suela de tu zapato, a poner un parche en tus jeans, a arreglar el pinchazo de la rueda de la bici o incluso reparar tu móvil. Los video-tutoriales son una muy buena ayuda.

8- Menos trafico significa más sostenible

Por el momento, el coche se detiene debido a que trabajamos en casa y las reuniones privadas o públicas todavía están restringidas. Deberíamos hacerlo incluso después de la crisis. A menudo, los recados y las compras también se pueden hacer a pie o en bicicleta. Esto puede llevar más tiempo, pero es mucho más saludable.

El clima agradece todo esto. Aquellos que prefieren el transporte público al coche, reducen sus emisiones de CO2 alrededor del 40 %. Por supuesto, la bicicleta sigue siendo el medio de transporte más respetuoso con el clima. Aquí tienes 5 razones para ir en bici en lugar de en coche.

9- Más movimiento y deporte al aire libre

Muchos gimnasios están o han estado cerrados. Por lo tanto, la mayoría aprovecha el buen clima para pasear por la naturaleza o correr por el parque. Sentimos que el ejercicio al aire libre es un placer para el cuerpo y alma, sostenible y un cambio bienvenido después de estar trabajando en casa.

10- Trabajar en casa algún día a la semana

El coronavirus nos ha demostrado que trabajar desde casa es muy posible en muchas áreas. Si cada uno de nosotros trabajáramos en casa un día a la semana, se podrían reducir significativamente las emisiones de CO2.

11- Electricidad verde y bancos ecológicos

En conclusión, se trata de un aprendizaje para gestionar el tiempo que pasamos en casa debido a las restricciones iniciales. Por ejemplo, ahora puedes hacer algo de burocracia para generar un impacto positivo en el medio ambiente. 

Para hacer una contribución decisiva en la protección del clima tenemos dos consejos muy específicos:

  • Cambiar el proveedor de electricidad y buscar alguno que sea más ecológico y sostenible.
  • Cambiar de banco, por ejemplo, a un banco ético y sostenible. Tales bancos no especulan con alimentos, no invierten en negocios de armas, no impiden la transición energética y trabajan de manera transparente. 

¿O volvemos a la vieja normalidad?

Para que las pandemias no se conviertan en algo más frecuente en el futuro, no puede haber un simple regreso a nuestra antigua vida. Más bien necesitamos un replanteamiento masivo. 174 científicos publicaron recientemente un Manifiesto Post-Corona.

Leer más en Sinlupa.com:

2 comentarios en «11 cosas que podemos aprender sobre sostenibilidad durante la crisis del Coronavirus»

  1. Me ha gustado mucho el artículo. Siempre intento vivir más sostenible y las ideas que muestran aquí son cheveres. Gracias!!

    Responder

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad