Black Friday: 5 razones por las que no deberías participar

¡Quiero compartir!

El 27 de noviembre es el Black Friday, por lo tanto, la batalla de los descuentos está en pleno apogeo nuevamente. Los comercios y tiendas generan miles de millones en ventas y muchos consumidores están contentos con las supuestas gangas. Hay algunos argumentos en contra del Black Friday.

El Black Friday se lleva a cabo tradicionalmente en EE.UU. el viernes posterior al Día de Acción de Gracias (27 de noviembre de 2020) y el Cyber ​​Monday (inicio de las rebajas navideñas en las tiendas online) el lunes siguiente. Durante los dos días, las tiendas y los negocios en línea atraen con ofertas especiales y descuentos, y los clientes aprovechan.

Los días de compras también son cada vez más populares. Casi nadie se hace la pregunta: ¿Lo necesito realmente? Aquí tienes cinco razones por las que no deberías participar en el Black Friday:

1. Las supuestas gangas no siempre son más baratas

«La mejor oferta del año», «Top descuento», «70 por ciento de rebaja» – en el Black Friday los comercios atraen con descuentos, gangas y rebajas. Sin embargo, no todas las ofertas especiales son realmente más baratas.

Un portal de comparativas observó los precios de televisores, teléfonos móviles, neveras y lavadoras de varios comercios durante un mes, y encontró fuertes fluctuaciones de precios. Solo en uno de los ocho dispositivos examinados, el precio bajó continuamente. Para algunos dispositivos, el precio incluso aumentó hasta 70 euros poco antes del Black Friday.

Otros análisis llegan a un resultado similar: se observaron miles productos y documentaron los precios. El período de observación: dos meses antes del Black Friday 2017 y cuatro meses después. El resultado: el precio se mantuvo igual para la mayoría de los productos. 

ahorro Black Friday

Sin embargo, uno tiene la impresión de ahorrar dinero en el Black Friday. Esto se debe a un truco utilizado por los comercios minoristas: prometen, por ejemplo, un descuento del 50 por ciento sobre el «precio original» y mencionan el «precio recomendado por el fabricante». Sin embargo, este precio recomendado se fija muy alto, casi ningún minorista realmente cobra estos precios. Al ofrecer a los clientes un precio exagerado, el descuento del Black Friday parece ser significativamente mayor de lo que realmente es.

2. Black Friday promueve el ciclo de consumo

El Black Friday tiene un solo objetivo: estimular el consumo y vaciar los almacenes de los comercios minoristas. El día de las compras, millones de personas en todo el mundo compran cosas que a menudo no necesitan, simplemente porque son muy “baratas”. Las industrias de la electrónica y la cosmética son las que más se benefician, generan miles de millones en ventas adicionales en un día.

Sobre todo, hay una estrategia de marketing rentable detrás del Black Friday: Hay mercados saturados en casi todos los paises. Se necesitan esas ocasiones para que la gente compre más.

3. Black Friday nos lleva a una trampa

Muchos usan el Black Friday para comprar algo «con descuento» que ya han querido durante mucho tiempo, supuestamente. De hecho, no es tan fácil no ser débil con las promesas de descuento y todavía comprar mucho más.

Los neurocientíficos han podido demostrar en experimentos, que la visión de los signos de porcentaje en una etiqueta de precio activa el sistema de recompensa en el cerebro. Entonces, si vas de compras durante el Black Friday, ya sea online o en tiendas, probablemente también compres algo no planificado.

También hay otro problema: Estos días de descuento son un arma de doble filo. Generan más ventas. Pero estas campañas también refuerzan la tendencia hacia la sociedad del descuento. Los descuentos son una droga poderosa. Esto hace que sea cada vez más difícil vender productos a precios normales.

sociedad de consumoSociedad de consumo: libros para reflexionar

4. Accidentes en el Black Friday

El Black Friday no está tan establecido en otros países como en los EE. UU., pero este día de ofertas, se está volviendo más popular cada año. Una mirada a los Estados Unidos muestra dónde seriamos capaces de llegar, en el peor de los casos: en las tiendas a veces hay escenas aterradoras. Clientes que se empujan o luchan entre sí para conseguir la última oferta, o las multitudes que se pisotean en una juerga de compras: en Estados Unidos hay lesiones todos los años en el Black Friday:

5. El consumo no te hace feliz

Incluso si una (supuesta) oferta del Black Friday puede crear inicialmente una sensación de euforia, las compras y el consumo no te hacen feliz. Según un estudio de Greenpeace, las compras desencadenan aún más emociones negativas después de la euforia inicial. Después de comprar algo, a menudo siguen sentimientos de culpa o un vacío interior, contra el que muchos luchan consumiendo más.

Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad