Cómo el cambio climático amenaza nuestra salud

¡Quiero compartir!

El cambio climático tiene consecuencias dramáticas para los hábitats humanos y animales. Como resultado, se está convirtiendo cada vez más en un factor esencial para nuestra salud.

Osos polares demacrados, pueblos destruidos por huracanes y niños hambrientos: estas imágenes se han convertido en símbolos de la crisis climática. Menos presentes, pero mucho más personales, son los efectos del cambio climático en nuestra salud. Incluso aquellos que no se preocupan por los osos polares y las islas tropicales, desean proteger su propia salud y la de sus propios hijos y nietos.

Factores de riesgo del cambio climático para nuestra salud

Los científicos de todo el mundo advierten ahora que los diversos síntomas del cambio climático tendrán efectos masivos en la salud humana, y algunos de ellos ya los tienen hoy. Hemos recogido seis aspectos de las diversas publicaciones, aunque algunos de ellos se entrelazan.

  1. Eventos climáticos extremos
  2. Calor
  3. Enfermedades infecciosas
  4. Alergias
  5. Desnutrición y malnutrición
  6. Enfermedades mentales

1. Fenómenos meteorológicos extremos

Sequías

El aumento de las temperaturas provoca períodos de sequía más frecuentes y prolongados, un peligro mortal para millones de personas. 

“La sequía prolongada sigue siendo uno de los factores ambientales más peligrosos que contribuyen a la mortalidad prematura, afecta los sistemas de higiene y saneamiento y conduce a la reducción del rendimiento de los cultivos, la inseguridad alimentaria y la malnutrición”

según el Lancet Countdown Report 2019. Se trata de un informe científico anual completo sobre la situación del cambio climático y la salud.

cambio climático y salud

Las sequías ya no solo afectan al sur del globo, sino que se están volviendo cada vez más comunes y generalizadas en Europa a medida que continúa el cambio climático, según los científicos.

Incendios forestales

El aumento de las temperaturas y los inviernos más cortos provocan sequías en bosques, matorrales y praderas, las mejores condiciones para los incendios. Los incendios, cada vez más frecuentes y mayores, representan un peligro inmediato: las personas sufren quemaduras o mueren en las llamas. Pero el humo es aún más peligroso: además del dióxido de carbono, contiene muchas otras sustancias tóxicas. Particularmente, las diminutas partículas finas de polvo parecen provocar problemas respiratorios y pulmonares generalizados. Varios estudios también relacionan el humo con el cáncer, los nacimientos prematuros, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares.

El humo puede viajar distancias extremadamente largas y permanecer en la atmósfera durante mucho tiempo, por lo que también afecta a personas en regiones distantes. Un estudio de 2012 estimó que anualmente, alrededor de 340,000 muertes prematuras, fueron causadas por incendios en la naturaleza.

Tormentas e inundaciones

No solo el calor, sino también las inundaciones causadas por las fuertes lluvias están aumentando debido al calentamiento global, así como las inundaciones debido a las tormentas.

Según datos publicados conjuntamente por varias instituciones meteorológicas y climáticas, “las tormentas tropicales más fuertes se han vuelto más frecuentes: la proporción de las […] categorías más fuertes 3, 4 y 5 en todas las tormentas con fuerza de huracán aumentó en una cuarta parte entre 1979 y 2017. “

Las tormentas e inundaciones no solo son una amenaza directa para la vida: también promueven la propagación de enfermedades como el tifus, el cólera, el dengue y la malaria. Pueden poner en peligro el suministro de agua potable y alimentos limpios. Y, las consecuencias secundarias son los problemas de salud causados ​​por la infestación de moho debido a la humedad en las casas, así como el estrés y los trastornos mentales.

cambio climatico y salud

2. El calor como amenaza para nuestra salud

El aumento de las temperaturas es una de las consecuencias más inmediatas de la crisis climática. Hoy en día, el promedio global es alrededor de un grado Celsius más cálido que en la era preindustrial; en algunos países, incluso llega a los dos grados. El cambio climático actual, no solo asegurará que la temperatura promedio global continúe aumentando, sino que también dará lugar a olas de calor más frecuentes, más fuertes y más largas. Las consecuencias para nosotros, los seres humanos, van desde el agotamiento por el calor y la insolación hasta problemas renales y cardíacos. El Informe Lancet Countdown 2019 también menciona un mayor riesgo de violencia interpersonal y colectiva.

Las personas mayores, las personas débiles o las personas con enfermedades anteriores y los niños pequeños, corren un riesgo especial, pero también las personas que trabajan físicamente y / o al aire libre, así como los pobres y las personas sin hogar. Se dice que solo el caluroso verano de 2003 mató a unas 70.000 personas en Europa.

En relación con los veranos calurosos y soleados, algunos investigadores señalan los peligros de la radiación ultravioleta del sol: suponen que la influencia del cambio climático conducirá a un aumento de los casos de cáncer de piel.

3. Cambio climático y salud: Enfermedades infecciosas

A medida que la tierra continúa calentándose, crea condiciones más favorables para algunas enfermedades infecciosas. Además de las enfermedades que se transmiten a través del agua o los alimentos, esto afecta especialmente a las que se transmiten a través de los animales (por ejemplo, mosquitos, garrapatas o ratones).

Dado que la actividad de las garrapatas depende, entre otras cosas, de la temperatura, es posible un aumento de las enfermedades que transmiten cuando aumenta la temperatura.

En otras palabras: las temperaturas más altas y los inviernos más suaves aumentan el riesgo de borrelia y TBE. Algunas enfermedades (hantavirus, leptospirosis, tularemia) transmitidas por determinadas especies de ratones, ratas o conejos podrían, teóricamente, extenderse aún más en el futuro.

Al mismo tiempo, a medida que aumentan las temperaturas, los patógenos que hasta ahora han sido más nativos de las regiones tropicales pueden extenderse más al norte; esto se aplica a enfermedades como la malaria, el dengue, el virus del Nilo Occidental, el virus Chikungunya o la fiebre amarilla. Los transmisores potenciales, como el mosquito tigre asiático, podrían volverse autóctonos.

cambio climático y salud

El Lancet Countdown Report 2019 encontró que las condiciones climáticas para la transmisión del dengue, la malaria y el Vibrio (incluidos los patógenos del cólera), están propiciando estos contagios en todo el mundo; en otras palabras: la probabilidad de transmisión está aumentando. Sin embargo, al mismo tiempo, los científicos escriben que la mejora de los sistemas de salud reduce el riesgo de enfermedades transmitidas por mosquitos.

4. Alergias y enfermedades respiratorias

Las personas alérgicas al polen se ven particularmente afectadas por el aumento de las temperaturas, ya que la temporada de polen se está alargando. El periodo de floración de ciertas plantas comienza hoy en día antes que hace 25 años, en consecuencia, el período de sufrimiento para las personas con alergia al polen se extiende. A las variedades locales, se añaden las especies invasoras, lo que aumenta aún más el riesgo de alergia.

Los alérgenos animales también podrían extenderse más en el futuro. En particular, la propagación de la peligrosa procesionaria del roble, se asocia repetidamente con el cambio climático. La oruga, cuyos pelos punzantes pueden desencadenar reacciones cutáneas, oculares y respiratorias fuertes, prefiere los climas cálidos y secos.

Algunos científicos también creen que el riesgo de alergia al moho también podría aumentar. Debido a que la crisis climática aumenta el riesgo de que las casas sufran daños por inundaciones, más edificios podrían volverse susceptibles al moho en el futuro.

5. Cambio climático y salud: Malnutrición y desnutrición

La crisis climática amenaza el rendimiento de los cultivos en todo el mundo debido a la sequía, la creciente escasez de agua, los fenómenos meteorológicos extremos y la infestación de plagas. The Lancet Report 2019 dice:

“Los datos de todos los cultivos principales (maíz, trigo, arroz y soja) mostraron que el aumento de la temperatura ha reducido el potencial de rendimiento global de los cultivos”.

El Grupo Intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) también publicó en un informe especial en 2019, que el cambio climático ya había dañado la seguridad alimentaria a través del calentamiento, cambio de patrones de precipitación y extremos climáticos más frecuentes.

Pero la crisis climática no solo afecta la producción de alimentos en tierra: en muchos países emergentes y en desarrollo en particular, los peces y otros animales marinos son alimentos existenciales. Debido a las temperaturas del mar más altas, la acidificación de los océanos (la muerte de coral asociada) y los eventos climáticos extremos, esta fuente de alimento está cada vez más en riesgo.

6. Enfermedades mentales

El cambio climático, comprensiblemente, ya asusta a muchas personas hoy en día sin verse gravemente afectadas por sus consecuencias.

Las personas que sufren pérdidas como resultado de la crisis climática, que son víctimas de condiciones climáticas extremas, pierden sus hogares, sus trabajos o incluso su hogar, corren aún más riesgo.

cambio climático y salud

La experiencia directa o indirecta de desastres relacionados con el cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos puede provocar un estrés y una ansiedad considerables para muchas personas y contribuir así a los trastornos mentales.

Las investigaciones también alertan de una conexión entre el calor y la agresión: “Cuando la temperatura sube, también lo hace la agresión”, dice el informe  “Mental Health And Our Changing Climate“, publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA).

El informe de la APA enumera una serie de efectos potenciales del cambio climático en la salud mental, que incluyen:

  • Trauma y shock
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Depresión
  • Trastornos de ansiedad
  • Suicidio
  • Abuso de sustancias
  • Agresión y violencia

Los peligros del cambio climático para nuestra salud: ¿a quiénes afecta?

“La vida de cada niño que nazca hoy, se verá profundamente afectada por el cambio climático. Sin una acción rápida, esta nueva era determinará la salud de las personas en todas las etapas de la vida”,

dice el Lancet Countdown Report 2019.

Incluso si la crisis climática afecta a todos en principio, hay muchos indicios de que algunas personas están o se verán más afectadas que otras. â€œAlgunos grupos de población, incluidos los niños, los ancianos y los trabajadores: en interiores, al aire libre, corren más riesgo que otros”, dice el Informe Lancet, por ejemplo. Un metaanálisis de más de 130 estudios en 2016, encontró que las mujeres también se ven más afectadas que los hombres, por las consecuencias para la salud de la crisis climática.

Los riesgos para la salud del cambio climático internacionalmente

Entonces, si bien, en pocas palabras, siempre golpea primero a los socialmente desfavorecidos en la sociedad, las consecuencias de la crisis climática no se distribuyen de manera uniforme en todo el mundo. Pero al final todos los países quedarán afectados de alguna manera.

El el sur del globo, la crisis climática están afectando más a las personas: el calor podría hacer que algunas áreas, por ejemplo en el sur de Asia, sean inhabitables en el futuro, y sus consecuencias indirectas, como sequías, malas cosechas y desnutrición, podrían afectar a la población y golpear más fuerte allí que en otros lugares.

cambio climático y salud

El clima extremo, las fuertes lluvias y las inundaciones también golpean con especial dureza a los países que, por razones económicas tienen menos oportunidades de adaptarse. Por ejemplo, Holanda, con sus diques, probablemente lo llevará bien por el momento, mientras que en Bangladesh, por ejemplo, la gente ya no puede vivir en las áreas afectadas y el sistema de salud no está adecuadamente equipado. Las personas de las zonas urbanas densamente pobladas también se verán más afectadas que las de los suburbios o el campo.

Cambio climático y salud: ¿qué hacer?

No hay duda de que el cambio climático moldeará cada vez más la vida en nuestro planeta, incluida nuestra salud. Crear acciones consecuentes es el gran desafío de nuestro tiempo.

Es por eso que la comunidad internacional acordó en el Acuerdo Climático de París limitar el aumento de la temperatura global a menos de 1,5 grados si es posible, como máximo a dos grados centígrados. En esta área, las consecuencias para la salud probablemente aún tendrían que superarse adaptando las sociedades y los sistemas de salud. Pero muchas personas en los pequeños paises insulares perderán su hogar si la temperatura supera los 1,5 grados Celsius.

Si se excede el objetivo de los 2 grados , los riesgos y las consecuencias para la salud podrían volverse incontrolables. Para evitar esto, tenemos que detener el cambio climático. 

“La lucha contra el cambio climático en sí misma, ofrece la mayor oportunidad para la salud humana”.

El Informe Lancet Countdown 2019 afirma: “Si la salud está en el centro de esta transición (hacia una forma de vida más respetuosa con el clima), traerá enormes beneficios para las personas y la economía: aire más limpio, ciudades más seguras y alimentos más saludables”.

Por tanto, las medidas para frenar el cambio climático podrían traernos una mejor calidad de vida. En lugar de utilizar carbón, las energías renovables o cambiar de motores de combustión a modos de transporte de menor emisiónones, mejorarían la calidad del aire, por ejemplo.

En países emergentes como China e India en particular, una reducción de la contaminación del aire tendría un efecto inmensamente positivo en la salud de las personas. Pero también aquí en otros países, nuestra salud se beneficiaría de las medidas de protección climática: quienes van en bicicleta o caminan más, consumen menos carne y alimentos altamente procesados, ​​protegen el clima y su propia salud.

“Avoiding the unmanageable, managing the unavoidable”

Avoiding the unmanageable, managing the unavoidable” ( más o menos: “Evitar lo inmanejable, manejar lo inevitable” ) es una especie de “principio” para afrontar la crisis climática, que también se aplica a sus efectos sobre la salud. Debemos tratar de mitigar los peores efectos sobre la salud mitigando el cambio climático como tal. Y tenemos que aprender a adaptarnos a lo que no se puede prevenir, por ejemplo, fortaleciendo los sistemas de salud en consecuencia, promoviendo la investigación, la prevención y la atención médica.

La actual pandemia del Coronavirus muestra claramente la importancia de la prevención. La protección preventiva de la salud previene enfermedades, ahorra costes para el sistema sanitario y nos facilita la vida. Además de las adaptaciones de comportamiento, la cohesión social es crucial para proteger a grupos de personas particularmente vulnerables. La ayuda en el vecindario debe ser una de las principales prioridades de nuestra sociedad. Deberíamos prestar más atención a las personas con problemas y deficiencias de salud anteriores y cuidarnos unos a otros.

Pero, el sistema de salud también tiene que prepararse. Esto también incluye sensibilizar y formar a la población, especialmente al personal médico y de enfermería, aún más. Por supuesto, eso actualmente tiene bastante que ver con la pandemia de Coronavirus. El cambio climático también amenaza vidas humanas: es más lento, a menudo menos notorio, pero al menos igual de mortal. Cuán mortal es, lo determina nuestro comportamiento en ambos casos.

Tienes más artículos interesantes sobre el cambio climático en la web:

Si quieres saber más sobre el cambio climático, aquí tienes unos libros muy recomendados: “Esto lo cambia todo: El capitalismo contra el clima”, “Y vimos cambiar las estaciones: Cómo afrontar el cambio climático en seis escenas”, “Contra el cambio: Un hiperviaje al apocalipsis climático y “Gracias por llegar tarde: Cómo la tecnología, la globalización y el cambio climático van a transformar el mundo los próximos años”.

Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

Deja un comentario