Congelar apio: crudo o cocido

¡Quiero compartir!

Congelar apio es una buena manera de preservar los restos vegetales. Pero, ¿deberías congelarlo crudo o cocido? Presta atención a lo que te contamos ahora.  Además, el apio tiene muchos beneficios si te lo comes crudo.

El apio es un vegetal versátil que puedes usar de varias maneras en la cocina. Especialmente con el apio, siempre sobra algo, ya que a veces es demasiado grande. Puedes congelarlo sin problemas. Te explicamos a qué debes prestar atención.

Congelar apio: como hay que hacerlo

Apio Nabo:

  1. Pela el apio. Lo mejor es quitar medio centímetro de piel con un cuchillo afilado. Pelar y limpiar el apio fácilmente.
  2. Corta apio en rodajas y, según tu gusto y uso posterior, córtalos más en cubos grandes o pequeños. Tú decides el grosor dependiendo de lo que quieras hacer con el más adelante.
  3. Ahora ya puedes congelarlo en porciones, si es posible en recipientes de vidrio o acero inoxidable para evitar usar plástico. 

Si lo deseas, también puedes cocinar el apio antes de congelarlo. Luego solo tienes que calentarlo antes de consumir. Deja que el apio cocido se enfríe completamente antes de congelarlo. Puedes congelarlo en porciones al igual que el apio crudo.

El apio crudo se puede congelar hasta por seis meses, el apio cocido solo tres. Echa un vistazo a nuestros accesorios de cocina sostenibles, tal vez encuentres inspiración para tus platos.

cocina sostenibleAccesorios de cocina sostenibles: ideas y productos

El apio, además, es una verdura que crece una y otra vez. Así que si te gusta cultivar tus propias verduras no te pierdas nuestros consejos.

Como congelar el apio en rama

A diferencia del apio nabo, siempre debes escaldar el apio antes de congelar.

  1. Limpia el apio: corta el tallo y las hojas y luego lávalas.
  2. Corta el apio en la forma y tamaño que desees.
  3. Colócalo en una olla grande de agua hirviendo y prepara un recipiente grande con agua helada.
  4. Pon el apio en agua hirviendo y deja que se cocine durante tres o cuatro minutos
  5. Luego viértelo en el agua helada
  6. Escurre bien el apio y déjalo secar por completo, luego congélalo en porciones como se describió anteriormente.

Puedes almacenar el apio hasta por un año. Si lo congelas sin escaldar, solo puedes conservarlo durante dos meses. Si lo que quieres es agregar una nota diferente a tus platos a base de apio, por si no puedes congelarlo, te recomendamos estos magníficos productos que seguro no conoces: sal marina de apio, hojas de apio seco, de calidad orgánica y jugo orgánico de apio.

Si lo que quieres es darle un toque de sabor a tus platos te encantará la “Sal de Apio”. ¿La conocías?

Sal de apio

  • Para aportar un punto salado, cítrico y dulce
  • Esencial en la preparación de bloody mary
  • Contiene 62% de sal y 38% de apio
Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

1 comentario en «Congelar apio: crudo o cocido»

Deja un comentario