Ducha alternante: así es como puedes reforzar tu sistema inmunológico

La ducha alternante es un refuerzo para nuestro sistema inmunológico. Te contamos por qué debes convertirlo en tu hábito diario y te explicamos cómo hacerlo.

Así es como la ducha alterna afecta a tu cuerpo

La ducha alternante tiene numerosos efectos positivos en nuestro organismo. Favorece la circulación sanguínea, es un buen estimulante por las mañanas e incluso previene las varices. En la estación fría fortalece nuestro sistema inmunológico y puede prevenir los resfriados. Las duchas alternantes también son un remedio eficaz para numerosas dolencias, ya que ayudan con:

El efecto se basa en el mismo principio que con los tratamientos Kneipp. La alternancia de estímulos fríos y cálidos contrae y expande nuestros vasos sanguíneos. Los capilares se entrenan y la circulación se pone en marcha. El esfuerzo vale la pena, porque después de una ducha alterna serás recompensado con una sensación renovada y cálida.

alcachofas de ducha inteligentesAlcachofas de ducha inteligentes: ahorra agua y energía

Instrucciones sencillas para la ducha alternante

Las duchas alternas se pueden integrar fácilmente en tu rutina diaria. Cómo hacerlo: 

  1. Dúchate con agua tibia durante dos o tres minutos.
  2. Luego, pon una temperatura del agua significativamente más baja. Guíe el chorro de ducha desde tu talón derecho sobre su pantorrilla y el hueco de tu rodilla hasta el trasero. Repite el proceso en la pierna izquierda.
  3. A continuación, enjuaga tu brazo derecho con agua fría desde la punta de los dedos a lo largo de la parte exterior de tu brazo hasta los hombros. Repite el proceso en el brazo izquierdo.
  4. Después, puedes tomar una ducha fría en la espalda, el estómago y el pecho.
  5. Relájate bajo agua tibia durante dos o tres minutos, luego repite los pasos dos a cuatro.

La ducha alternante termina con agua fría, es decir: tibia / fría, tibia / fría . Siempre debes comenzar con el pie derecho, ya que este punto de nuestro cuerpo está más alejado del corazón. La duración óptima de uso es de diez minutos. Después de eso, es importante recalentar su cuerpo.

Baño de pies alternante: ayuda natural para pies fríos

El mejor remedio para los pies crónicamente fríos son los baños de pies alternos. También tienen un efecto relajante y endurecedor. Es tan efectiva como la ducha alternante.

Necesitas dos palanganas para la aplicación. Se llena una con agua tibia y otra con agua fría. El proceso es simple:

  1. Coloca una silla cómoda (posiblemente con una almohada) frente a las palanganas y siéntate de modo que tus piernas puedan introducirse en el agua sin tocar el suelo.
  2. Primero, sumerge tus pies en agua tibia durante cinco minutos.
  3. Cambia al agua fría durante 30 segundos.
  4. Repite el proceso una vez.
  5. No te seques los pies; en su lugar, deja que se sequen solos y se vaya el agua.
  6. Ponte calcetines gruesos de lana. 

Puedes hacer baños de pies alternos con la frecuencia que desees. Para beneficiarte del efecto positivo, debes hacerlo al menos dos veces por semana.

alimentación saludableLos mejores libros para una alimentación saludable y equilibrada
Leer más en Sinlupa.com:

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad