Ensalada de rúcula: receta y variaciones

¡Quiero compartir!

Una ensalada de rúcula es rápida de preparar y un entrante muy popular. Su aroma especial también la convierte en una gran acompañante. Te mostramos una receta sencilla y algunas variaciones simples.

Para un toque más especial y un sabor único, usa ensaladeras con materiales naturales y ecológicas. Hay ensaladeras de bambú, de madera de acacia y de otros materiales ecológicos.

Ensalada de rúcula: receta

La rúcula se puede obtener casi todo el año e incluso es fácil de plantar para tener siempre en casa. Recomendamos usar productos orgánicos para la ensalada, ya que, al comerse crudos, si llevan pesticidas pueden ser dañinas para la salud. 

Para dos porciones de ensalada de rúcula necesitas:

  • 75g de rúcula
  • un puñado de albahaca fresca
  • 1 puñado de tomates cherry
  • medio pepino
  • 1 queso de mozzarella
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • una pizca de azúcar
  • Sal y pimienta
ensalada de rúcula

Instrucciones para la receta básica:

  1. Lava bien las verduras. Luego mezcla bien la rúcula y la albahaca y córtalas más o menos pequeñas. Dependiendo de tus preferencias, puedes cortar los extremos algo amargos de la rúcula.
  2. Parte el pepino por la mitad y luego córtalo en rodajas finas. Dependiendo del tamaño, puedes cortar los tomates cherry en cuartos o en mitades.
  3. Escurre la mozzarella y córtala en trozos pequeños.
  4. Coloca la rúcula, la albahaca, los tomates, el pepino y la mozzarella en un tazón y mezcla bien los ingredientes.
  5. Para el aderezo, mezcla el vinagre, el aceite y el azúcar en un tazón pequeño y luego agrégalo a la ensalada. Agita bien y luego sazona con sal y pimienta.

Variaciones de ensalada de rúcula: griega, vegana y compañía

Con solo unos pocos trucos, puedes darle vida a tu ensalada de rúcula de una manera creativa y crear diferentes combinaciones de sabores:

  • Para agregar un toque griego a la ensalada, puedes usar queso feta en lugar de mozzarella. Simplemente lo cortas en cubos pequeños. También puedes cortar algunas aceitunas frescas por la mitad y ponerlas por encima.
  • Para un efecto crujiente, puedes añadir a la ensalada de rúcula unos cuantos picatostes. Esto es también una buena manera de usar pan viejo. Córtalo en cubos pequeños y fríelos bien con un poco de aceite caliente en una sartén hasta que estén dorados y crujientes. Ponlos calientes sobre la ensalada justo antes de servir.
  • En lugar de picatostes, también puedes tostar nueces y semillas en una sartén, sin aceite, y luego ponerlas debajo de la ensalada. 
  • Para una versión vegana, puedes reemplazar la mozzarella con tofu. El tofu fermentado recuerda mucho al queso feta y, por lo tanto, es particularmente adecuado para ensaladas. También puedes cortar el tofu natural en cubos y freírlos en una sartén con algunas especias.

Para ser más sostenibles te recomendamos estos cuencos y ensaladera de ecológicos, de madera o bambú:

Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

Deja un comentario