Estrés oxidativo: formación, significado y cómo combatirlo

¡Quiero compartir!

Cada vez más, nos encontramos con el término “estrés oxidativo” en revistas y en publicidad. Te explicamos de qué es trata y cómo afecta tu salud.

¿Cuándo hablamos de estrés oxidativo?

El estrés oxidativo se desencadena por una proporción excesiva de radicales libres en el cuerpo humano. Los radicales libres son compuestos de oxígeno que se encuentran en un estado inestable; tienen un electrón menos, por así decirlo. Si reaccionan con otro compuesto, le quitan la partícula faltante, lo que crea más radicales libres. Estas reacciones también se conocen como oxidación.

Los radicales libres son componentes importantes del organismo humano y están formados por el propio cuerpo humano en muchos procesos, por ejemplo, respiración celular o reacciones inmunes. Por lo tanto, no son solo sustancias agresivas y malignas que te hacen viejo y enfermo, por el contrario, los radicales libres pueden incluso protegerte de los patógenos.

Solo cuando la concentración de estas partículas es demasiado alta, se convierten en un problema de salud. Entonces se habla de “estrés oxidativo”. Si el cuerpo permanece en este estado durante un período prolongado de tiempo, aumenta el riesgo de ciertas enfermedades. Estas incluyen, por ejemplo, cáncer y enfermedades cardiovasculares. También se dice que el estrés oxidativo daña el sistema nervioso central y conduce a enfermedades como derrame cerebral, Parkinson o Alzheimer. Sin embargo, las relaciones exactas aún no están del todo demostradas científicamente en todos los casos.

estrés oxidativo

¿Cómo surge el estrés oxidativo?

Los radicales libres también surgen de factores externos como el calor, la luz UV o la radiación. Las causas que conducen al estrés oxidativo son:

  • Consumo de alcohol y drogas.
  • Fumar
  • Estrés
  • Depresiones
  • Contaminantes, por ejemplo, gases de escape
  • Toxinas ambientales, por ejemplo, pesticidas
  • Deportes competitivos excesivos
  • Ciertos medicamentos
  • Enfermedades, inflamación y cirugía.

¿Cómo se evita el estrés oxidativo?

Los antagonistas de los radicales libres son los antioxidantes. Como su nombre indica, desactivan los compuestos reactivos de oxígeno y evitan la oxidación. Por lo tanto, también se les conoce como “carroñeros de radicales”. El cuerpo humano forma antioxidantes, pero generalmente no es suficiente. Por lo tanto, también debe obtener antioxidantes de la dieta.

Las sustancias que se encuentran en los alimentos como antioxidantes son:

Los alimentos a base de plantas en particular, especialmente muchas frutas y verduras frescas, así como los granos y nueces , pueden protegernos de una proporción excesiva de radicales libres.

Por lo general, no es necesario un suministro adicional de suplementos nutricionales. Una sobredosis de antioxidantes puede incluso tener un impacto negativo en el cuerpo, ya que alteran el equilibrio entre los antioxidantes y los radicales libres. Además, los “carroñeros de radicales” en una concentración demasiado alta son perjudiciales para el organismo humano. Así que consulta siempre primero con tu médico sobre si debes tomar algún suplemento.

Con una dieta equilibrada y saludable y ejercicio regular, generalmente no tienes que preocuparte por el estrés oxidativo. Mientras no dañes tu cuerpo con fumar, alcohol o pastillas de vitaminas innecesarias, podrás establecer y mantener automáticamente el equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes.

Desde Sin Lupa aconsejamos llevar una dieta sana y equilibrada para suplir todos los nutrientes. Aquí te recomendamos varios libros para mejorar tu salud y aprender a comer mejor: “Come comida real”, “El poder del metabolismo” y “A comer se aprende” y “Más vegetales, menos animales: Una alimentación más saludable y sostenible”.

Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

1 comentario en «Estrés oxidativo: formación, significado y cómo combatirlo»

Deja un comentario