Hierbas silvestres: Recolectar, clasificar y comer

Las hierbas silvestres no solo son populares en primavera y verano: también las puedes encontrar afuera en invierno. Literalmente, nacen del suelo, en los caminos, bosques y en los prados

Son deliciosas y, además, un chute de salud para el cuerpo. Aquí tienes las 11 cosas que debes saber sobre ellas

Hierbas silvestres: los tesoros ocultos

Por definición, las hierbas silvestres son plantas herbáceas que son aptas para el consumo y que no han sido cultivadas para ese fin. “Herbáceas” significa que las plantas no son leñosas. Algunas de estas hierbas son también medicinales y sus efectos positivos en la salud han sido demostrados.

1. Recoger hierbas silvestres: no todas las plantas silvestres son comestibles

Al recolectarlas, debes tener cuidado, porque no todo lo que parece hierbas silvestres es comestible. El ajo silvestre comestible a veces se confunde con las plantas venenosas lirio de los valles y arum. Del mismo modo, existe la confusión entre el alazán y la anémona de madera venenosa, el enebro y el árbol de sade. Además, la hierba de celidonia, que se puede encontrar debajo de los árboles frutales o en el bosque, ya no se debe comer cuando florece.

2. Recoger hierbas silvestres, incluso en invierno

Si no hay una capa gruesa de nieve, también puedes encontrarlas en invierno. Las típicas candidatas son:

  • Las margaritas florecen durante todo el año y son ricas en vitamina C, magnesio y hierro.
  • Los dientes de león brotan muy temprano. Especialmente al final de un invierno templado, pronto se formarán hojas frescas ricas en vitaminas A y C. Si tiene suficientes hojas, puedes usarla para una ensalada fresca o también en batidos.
  • El trébol es una buena hierba para la ensalada o batido
  • Las ortigas crecen muy rápido, tan pronto como la nieve desaparece.

Otras hierbas silvestres que brotan incluso en invierno o al final del invierno son la hierba de San Benito, la hierba de centavo, la pamplina o el galio.

3. Son deliciosas, por ejemplo, en ensaladas

Si has recolectado las hierbas correctas, puedes preparar recetas muy ricas. En una ensalada, las margaritas y las hojas de diente de león son adecuadas. El ajo silvestre se puede usar para dar sabor a las sopas o pesto de hierbas silvestres, y la ortiga puedes usarla como las espinacas.

Las hierbas también han conquistado la cocina moderna en forma de o licuados verdes. Si te gusta más suave, puedes agregarlas a mantequillas de hierbas, quesos cremosos y tortillas.

Muchas hierbas silvestres valiosas también se consideran malas hierbas.

hierbas de cocina orgánicasHierbas de cocina orgánicas. Elige la que más te guste.

4. Recolectar y almacenar hierbas silvestres

Recolectar hierbas silvestres está muy bien, pero ¿cómo las conservas? En realidad, como la lechuga y las verduras: la mayoría de las hiervas se pueden almacenar en cajas cerradas de metal o vidrio o en la nevera durante unos días. 

Si tienes un deshidratador, también puedes usarlo para hacer que las hierbas sean duraderas. Los detalles florales y otras partes de las plantas se pueden usar para decorar un pequeño regalo.

5. Mejores que algunas medicinas

Muchas plantas, ya sean hierbas medicinales o no, se pueden administrar como remedios caseros. Se procesan en una variedad de formas, como polvo, té, jugo, jarabe, pomada, aceite o tinte.

Los dientes de león se pueden usar para promover la digestión. El pie de cabra o yerba de San Gerardo ayuda con la gota.

6. Contienen muchos minerales

Una simple lechuga e incluso el superalimento col rizada, hacen sombra a las hierbas silvestres. Si la col rizada contiene alrededor de 490 miligramos de potasio por cada 100 gramos, la margarita, contiene 600

La ortiga contiene tres veces más calcio y cuatro veces más hierro que la col rizada. También tiene el doble de magnesio que la col rizada y seis veces más que la lechuga. 

7. Las hierbas silvestres son ricas en vitaminas

Muchas hierbas silvestres sin ricas en vitaminas. La ortiga, la sanguisorba y la argentina anserina contienen más vitamina C que la col rizada, brócoli y coles de Bruselas.

Lo mismo ocurre con la vitamina A y el contenido de proteínas. Comer una ensalada de hierbas silvestres es, definitivamente, mejor que comer “alimentos funcionales” y productos vitamínicos dudosos.

8. Contienen muchas sustancias vegetales bioactivas

Debido a sus numerosas sustancias, tienen un sabor más aromático y picante que los productos de cultivo, y pueden ayudar a curar o prevenir enfermedades. Las sustancias amargas contenidas promueven una flora intestinal saludable y protegen contra los hongos.

Las sustancias amargas se encuentran principalmente en dientes de león, milenrama y margaritas. La protección contra los radicales libres se atribuye a los flavonoides, que se pueden encontrar, por ejemplo, en la alchemilla y el plantago

Los taninos, que se encuentran en la hiedra, la ficaria y la arroyuela, inhiben la inflamación, la diarrea y las enfermedades de la piel. Además, las saponinas, sílice, aceites esenciales, entre otras, son abundantes en las hierbas silvestres. 

9. Reconocer las hierbas silvestres

Ya sea en prados o campos, en llanuras aluviales o bosques, puedes encontrar y recolectar hierbas silvestres en casi todas partes. Antes de comerlas, debes determinar que las hierbas recolectadas sean seguras.

10. ¿Comprar hierbas silvestres?

También es práctico tener tu propio jardín de hierbas, que puede convertirse en parte del jardín natural. Dado que las hierbas silvestres son particularmente fuertes contra el mal tiempo y las plagas, apenas necesitan cuidados. Ahora también hay empresas especializadas donde puedes comprarlas. También se ofrecen en algunas farmacias y tiendas naturistas.

Por supuesto, tu propia cosecha garantiza las hierbas más frescas, y también es más divertida

11. Las hierbas silvestres están de moda otra vez

Antiguamente, cualquier recolector de hierbas era considerado como un romántico, y hoy, están experimentando un verdadero auge. Cada vez más personas están interesadas en estos superalimentos regionales erróneamente olvidados, que no se encuentran fácilmente en los supermercados y que muchos consideran malas hierbas.

¡Cualquiera que vea las hierbas silvestres como parte de su dieta y medicina, se beneficia de forma saludable y además tiene algo delicioso para comer!

¡Sal al aire libre y recolecta hierbas silvestres!

Consejo: para evitar confusiones, se recomiendan guías ilustradas y libros. Te recomendamos los siguientes libros. «Plantas silvestres comestibles» y «Cocinar con plantas silvestres: Reconocer, recolectar, utilizar».

¡Oferta!
Plantas silvestres comestibles
  • BASTGEN, CHRISTA (Author)
¡Oferta!
Leer más en Sinlupa.com:

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad