Leche de coco y compañía: explotación y maltrato de monos

La organización de protección animal PETA ha publicado un video que muestra escenas aterradoras: usan a los monos encadenados para recolectar los cocos de las palmeras para leche de coco, el agua de coco y otros productos de coco y venderlos en todo el mundo.

La leche de coco es una alternativa vegana a la nata muy popular. Sin embargo, tampoco está siempre libre de sufrimiento animal. Según la organización, las granjas de coco en Tailandia usan los monos como ayuda para la cosecha. Con esta finalidad, los monos son separados, maltratados y explotados por sus cuidadores. 

Hay que tener en cuenta que lo que se consuma sea orgánico, justo y sostenible, ya que a veces ser vegano no es suficiente.

Observadores de organizaciones de bienestar animal han visitado ocho granjas de coco en Tailandia, donde los monos recogen los cocos de los árboles. También observaron varias instalaciones de entrenamiento y un concurso de recolección de cocos. Las grabaciones de video en YouTube muestran cómo sufren los monos en estas instalaciones:

Los monos recogen hasta 1.000 cocos

Como se puede ver, los monos están atados con un collar, por lo que no pueden escapar. Trepan las palmeras y van aflojando los cocos hasta que caen. Aparentemente, se les enseño exactamente qué hacer. Según PETA, los animales recolectan hasta 1.000 cocos al día. 

Cuando no están cosechando cocos, los animales están atados a palos y otros objetos. La correa es tan corta que solo pueden caminar unos pocos pasos. El video muestra monos corriendo salvajemente de un lado a otro. “Muchos monos se están volviendo locos”, comenta PETA. Algunos de ellos se muerden sus propias extremidades con desesperación. 

Los monos necesitan contacto social

Los monos son animales sociales: generalmente viven en grupos e interactúan con sus compañeros. Aparentemente, no pueden hacer esto en las granjas de cocos. Como se puede ver en el video, los animales se mantienen distanciados los unos de los otros. Para entrenar a los animales para su “trabajo”, según Peta, se separan de sus familias cuando son bebés. A los monos más agresivos se les arrancan los colmillos. Para ganar aún más dinero con los animales, algunos cuidadores también dejan que sus monos aparezcan en espectáculos de circo.

Monos como recolectores: estás marcas usan este tipo de explotación

En una de las granjas, un testigo presencial de Peta Asia se enteró de que la compañía suministraba para las marcas “Aroy-D” y “Chaokoh”. Ambas marcas venden, entre otras cosas, leches de coco y agua de coco. PETA informa que apenas hay un producto de coco tailandés en el que no se utilicen monos para la recolecta. 

Por lo tanto, se recomienda no comprar productos de coco de Tailandia. Según la organización, los monos no se utilizan como recolectores en otras áreas de cultivo como Brasil, Colombia y Hawái. Además, hay una desventaja crucial de los productos de coco: las rutas de transporte extremadamente largas y las emisiones de CO2.

Sin Lupa piensa: el video de PETA es deprimente. Los productos de coco, como otras frutas tropicales, deben comprarse en raras ocasiones, e idealmente en cultivos orgánicos justos. A no ser que vivas en la zona que se cultiven, como en algunos países de Latinoamérica. El coco no es necesario para muchos platos, ya que existen suficientes alternativas como el aceite de oliva o de colza en lugar de aceite de coco, crema de avena en lugar de leche de coco, o miel en lugar de azúcar de flor de coco.

Leer más en Sinlupa.com:

2 comentarios en «Leche de coco y compañía: explotación y maltrato de monos»

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad