Pesto de rúcula: receta simple para hacerlo tú mismo

¡Quiero compartir!

El pesto de rúcula combina bien con muchos platos diferentes y es fácil y rápido de preparar. Te presentamos una receta simple con deliciosas variaciones.

La rúcula se puede conseguir casi todo el año o puedes plantarla tú mismo de forma fácil. No siempre tienes que usarla en ensalada o pizza, también puedes hacer un pesto delicioso.

Pesto de rúcula: receta básica simple

Para aproximadamente dos o cuatro porciones de pesto de rúcula, necesitas los siguientes ingredientes, a ser posible de calidad orgánica:

  • 2 manojos de rúcula fresca
  • 70 g de nueces o piñones o ambos
  • 2 dientes de ajo
  • 50 g de queso parmesano
  • 100 ml de aceite de oliva
  • sal y pimienta
La preparación dura entre cinco y diez minutos:
  1. Lava bien la rúcula y elimina los tallos gruesos si es necesario: estos no son tan sabrosos, pero aun así contienen nutrientes beneficiosos. Luego pon la rúcula en un recipiente adecuado para hacer triturar.
  2. Pica las nueces y tuéstalas en una sartén sin aceite. Ten cuidado de no quemarlas.
  3. Cuando las nueces estén ligeramente tostadas, agrégalas a la rúcula inmediatamente.
  4. Añade el ajo a continuación.
  5. Mientras trituras los ingredientes, vierte el aceite de oliva.
  6. Ralla el parmesano finamente y mézclalo con todo.
  7. Finalmente, sazona el pesto con sal y pimienta.
pesto de rúcula

Deliciosas variaciones del pesto de rúcula

No puedes cometer ningún error con la receta básica clásica para el pesto de rúcula mencionado anteriormente, ya que es demasiado fácil. Básicamente, esta deliciosa salsa se puede variar y reinventarse una y otra vez. Por ejemplo, podrías probar las siguientes ideas:

  • Los piñones siempre son particularmente adecuados para pestos de todo tipo. También puedes reemplazarlos con muchos otros frutos secos y semillas, como anacardosalmendras o pipas de girasol. Por supuesto, también puedes combinar varios a la vez.
  • Para una versión vegana, simplemente puedes omitir el parmesano. Para obtener un sabor similar, agrega alrededor de 40 gramos de anacardos y dos cucharadas de copos de avena.
  • La rúcula se puede combinar bien con albahaca y ajo silvestre. En una proporción de 1:1, las hierbas armonizan perfectamente entre sí.
  • El jugo de limón recién exprimido y la menta fresca proporcionan un toque fresco.
  •  Una pizca de vinagre balsámico agrega un toque interesante y diferente.

Por cierto: una maravillosa alternativa a la rúcula es la llamada «ruqueta silvestre”. Es una de las verduras antiguas y raras que, erróneamente, ha sido olvidada y que tú mismo puedes cultivar fácilmente.

Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad