Plantar jengibre en casa: cómo hacerlo de forma correcta

¡Quiero compartir!

Plantar jengibre tú mismo no es nada difícil, incluso si la planta no es nativa del lugar donde vives. Descubre aquí lo que debes tener en cuenta al cultivarlo.

¿Por qué plantar jengibre tú mismo?

El jengibre no solo tiene un sabor único, sino que también tiene muchos beneficios para la salud. Puedes conseguir los tubérculos en casi todos los supermercados. Las piezas que se pueden comprar allí, sin embargo, han sido transportadas desde largas distancias. No tiene por qué ser así, ya que el jengibre es uno de los alimentos que vuelve a crecer una y otra vez. Te mostramos cómo plantar jengibre en tu casa.

Plantar jengibre: lo que necesitas

Para plantar jengibre necesitarás:
  • un trozo de raíz de jengibre con tallos
  • una maceta 
  • Tierra orgánica para macetas 
  • Film transparente o alternativamente un vaso
  • un anillo de goma o un trozo de cuerda
  • un cuchillo afilado
plantar jengibre

Así es como plantas tu jengibre

Ya sea comprado en el supermercado o sobras de cocinar, es importante que la raíz del jengibre esté lo más fresca y firme posible para que aún pueda brotar. Pasos para plantar jengibre:

  1. Corta la raíz de jengibre en trozos de unos cinco centímetros de ancho. Debes asegurarte de que haya un brote en cada pieza, de lo contrario las raíces no pueden brotar. Las células luego se dividen en los brotes (las pequeñas protuberancias, ver foto) y la planta puede continuar creciendo.
  2. Toma los trozos y colócalos boca abajo en la maceta llena de tierra.
  3. Cúbrelos finamente con tierra para macetas.
  4. Si deseas acelerar el proceso de germinación, puedes construir un mini invernadero estirando una película adhesiva con goma sobre la maceta. Sin embargo, para ahorrar residuos plásticos, recomendamos colocar un vaso boca abajo sobre la maceta. Lo único que importa es que se forme suficiente humedad. Si aparecen los primeros brotes, vuelve a quitar la protección. 
  5. Asegúrate de que la planta esté cálida y con luz, pero sin luz solar directa.
  6. Si la riegas regularmente con agua baja en cal y evitas el anegamiento, tu planta florecerá rápidamente y puede crecer de 60 a 120 centímetros.

Cosecha: Cuando las hojas se ponen amarillas, el tubérculo tiene su típico sabor intenso y se puede desenterrar. Ya estará casi listo para preparar un saludable té de jengibre.

Aqui tienes dos libros «Enciclopedia de las hierbas mágicas» y «Huerto urbano para todos», también el accesorio perfecto para tener tus plantas en forma vertical y ahorrar espacio.

Más sobre el Jengibre:
Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

Deja un comentario

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.    Más información
Privacidad