Plástico en los océanos: ¿qué puedo hacer para ayudar?

¡Quiero compartir!

Probablemente todos hayan escuchado que tenemos un problema con el plástico en los océanos. Pero muchos, también se preguntan qué tiene que ver el mar con nosotros. 

En los últimos años hemos recibido nuevas noticias sobre la basura en el mar: islas de plástico gigantes en el Pacífico, animales atrapados entre la basura, que se la comen y mueren, bolsas de plástico en las profundidades del mar, aunque probablemente el daño sea mayor del que imaginamos.

El hecho es que hay cantidades inimaginables de plástico en los océanos del planeta, desde plásticos de invernaderos enteros y redes de pesca, hasta desechos de envases y pequeñas partículas que son invisibles a simple vista. Prácticamente todo lo que nuestra sociedad moderna ha producido en lo que se refiere a plásticos, se puede encontrar en los océanos. Las mascarillas o cubrebocas se convierten en un problema ambiental en los océanos.

A primera vista, el plástico solo es visible en la superficie del mar, pero la mayor parte se desplaza hacia abajo, hacia las profundidades. Los investigadores han encontrado hasta seis veces más plástico que plancton en muestras de agua de varias regiones marinas. Varias expediciones encontraron que grandes cantidades de plástico se han depositado en el fondo del océano. En resumen: los océanos están llenos de plástico.

5.250.000.000.000 piezas de plástico en los océanos

Un estudio a largo plazo encontró a finales de 2014 que hay al menos 5,25 billones de partículas de plástico en los océanos. Probablemente este número haya aumentado todavía más. Esto significaría alrededor de 700 piezas de plástico flotando en el mar por cada ciudadano del mundo. Una gran parte de esto, según los investigadores, son microplásticos: partículas que son más pequeñas que 5 milímetros. Cada año, más de 8 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos, según “The Ocean Cleanup”.

A pesar de muchas cumbres, decisiones políticas y protestas, hasta ahora ha habido pocos esfuerzos serios para limpiar los océanos, ya que nadie se siente realmente responsable, aparte de algunas ONG e iniciativas privadas como Heathy Seas, Plastic Oceans, NABU, the BUND y Ocean Conservacy. Dos iniciativas, The Ocean Cleanup y Pacific Garbage Screening, incluso han desarrollado técnicas para limpiar los océanos de basura a gran escala, especialmente las islas de plástico en el Pacífico.

Mar de plastico
Foto: NOAA / CC0 Public Domain

¿Por qué el plástico en los océanos es tan malo?

El plástico en el mar es un problema grave, no se trata solo de basura. Esto es debido a que destruye los océanos: por un lado, las piezas de plástico más grandes son un peligro grave para los peces y los mamíferos marinos, que pueden quedar atrapados y morir en ellos. Las piezas más pequeñas son confundidas con comida por una amplia variedad de especies y se trasmiten a la cadena alimenticia cuando éstos son alimentos de otros animales más grandes.

Por otro lado, el plástico plantea un peligro aún más sutil: contiene contaminantes y actúa como un imán de toxinas. De esta forma, las toxinas se depositan en las partículas de plástico, lo que las hace aún más peligrosas para las especies que entran en contacto con ellas. Una gran variedad de seres vivos se ven afectados, desde pequeños animales marinos hasta humanos, que digerimos las pequeñas partículas de plástico al comer pescado o marisco.

Incluso los corales son invadidos por el plástico o absorben pequeñas partículas sin poder excretarlas. Es difícil imaginar cómo se desarrollan los ecosistemas marinos si los arrecifes de coral mueren más rápido que antes.

¿Y como llega el plástico al mar?

Se estima que alrededor del 80 por ciento de la basura marina proviene de la tierra, el 20 por ciento restante de barcos y plataformas de perforación.

Una gran parte del plástico llega a los océanos a través de los ríos, con cientos de kilómetros. Algunos también llegan al mar con las aguas residuales y el viento. Principalmente debido a las corrientes naturales y las mareas, aunque también por las tormentas, el plástico se extiende relativamente rápido desde las costas en todos los océanos hasta los rincones más remotos. Incluso alrededor de islas deshabitadas, en la Fosa de las Marianas, el punto más bajo de la tierra y en el Ártico, los investigadores ya han encontrado plástico.

Además de la basura que llega a los océanos desde la tierra, también existe el problema con las redes de pesca que se han perdido o desechado intencionalmente, las llamadas redes fantasmas. En Julio del 2020 se grabaron unas imágenes importantes de un cachalote atrapado en una red de pesca.

¿Qué puedo hacer al respecto contra los plásticos en los océanos?

Todo es triste, aterrador e indignante. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué tiene que ver eso realmente contigo? No estás tirando basura al mar o al río, entonces, ¿qué puedes hacer para que tu basura plástica no llegue al mar?

plastico en el oceano
Foto: The Plastic Oceans Foundation

En los cosméticos se esconden microplásticos

En nuestros baños hay una fuente casi invisible de contaminación plástica: los microplásticos. En los exfoliantes, geles de ducha y muchos otros productos de cosmética e higiene, todavía hay pequeñas partículas de plástico que prácticamente no se pueden filtrar en las aguas residuales y, por lo tanto, llegan al agua y de allí van hacia los océanos, casi sin obstáculos.

Los textiles pierden fibras sintéticas

Pero no solo los cosméticos, nuestra ropa también destruye los océanos: a menudo salen pequeñas partículas de plástico. Las prendas con fibras sintéticas como chaquetas de lana, ropa deportiva o camisetas, por ejemplo, poliéster, nylon, acrílico, pierden fibras pequeñas con cada lavado. Las lavadoras no pueden filtrar estas fibras microscópicas, ni las plantas de tratamiento de aguas residuales. Esto significa que estas partículas de plástico aterrizan en los océanos prácticamente sin obstáculos.

Los residuos permanecen en la naturaleza

Un problema grave es la basura que simplemente se deja en algún lugar: en el parque, en la calle y especialmente cerca del agua. Debido a que una bolsa de patatas, una colilla de cigarrillo o una bolsa de plástico que se deja caer y olvida descuidadamente en algún lugar, llega fácilmente al siguiente río, que luego lo arrastra lentamente hacia el mar. Por supuesto, la mayoría de la gente nunca haría eso, pero algunos obviamente lo hacen, porque la basura viene de algún lado.

La basura sale de los vertederos

La mayoría de los residuos plásticos se reciclan o se incineran. Pero todavía hay basureros. Y a pesar de todas las precauciones de seguridad, éstos son uno de los lugares desde donde los desechos plásticos pueden comenzar su viaje hacia el mar: los desechos pueden ser arrastrados o arrojados a las aguas circundantes, que luego se transportan a los océanos. 

Los países exportan residuos plásticos a Asia

Europa es uno de los mayores exportadores de residuos plásticos del mundo, junto con Estados Unidos y Japón. Nuestro plástico va principalmente a Malasia, Tailandia y Vietnam. Estos desechos difícilmente se pueden reciclar en los países asiáticos. A menudo hay una falta de infraestructura para desechar o procesar adecuadamente el plástico, y los desechos terminan en el medio ambiente y en el mar

Las piezas de plástico del cultivo de vegetales terminan en el mar

Las frutas y verduras se cultivan principalmente en invernaderos bajo plástico. Por ejemplo, alrededor de la ciudad portuaria española de Almería, entre otras cosas, crecen tomates y pepinos, que se venden en toda Europa. Sucede una y otra vez que las enormes lonas de plástico que cubren las frutas terminan en el mar. En 2013, se encontraron 17 Kilogramos de plástico en el estómago de un cachalote muerto en Andalucía, incluidos 30 metros cuadrados de lona de plástico. Es por eso que hay que fomentar la compra de verduras y frutas de la propia región.

En la web de Mercado Local, puedes vender y comprar productos en tu zona, de esta forma contribuyes a la economía local y también puedes vender tus productos sin intermediarios.

Las redes de pesca van por la borda

Una parte considerable de las grandes cantidades de basura en los océanos son las redes de pesca que se pierden o arrojan al agua, hechas de fibras sintéticas, las llamadas redes fantasmas. Estas son potencialmente mortales para la vida marina, como los peces y cangrejos, las aves marinas, pero también para los grandes mamíferos marinos como las tortugas, los delfines o las ballenas: se enredan en las redes y mueren dolorosamente. Si las redes se hunden hasta el fondo del mar, pueden destruir ecosistemas enteros.

La industria pesquera y sus redes existen porque nos gusta comer pescado. Es por eso que contribuimos al problema, aunque solo sea indirectamente. Si deseas ayudar a que menos organismos marinos mueran en las redes fantasmas, puedes comer menos pescado, así de simple. 

red fantasma

Los barcos y cruceros arrojan plástico al mar

Tanto el envío de carga como los cruceros, contribuyen a la creciente cantidad de plástico en el mar: accidentalmente, pero a menudo deliberadamente, la basura de los barcos termina en el agua. Por supuesto, solo podemos hacer algo de forma indirecta: muchos de nuestros bienes de consumo cotidianos provienen de lejos y se importan por barco. Y un crucero, ¿tanta necesidad tienes de hacerlo?

Es posible que a los océanos también llegue la basura espacial: desechos orgánicos problemáticos.

¿Y que puedes hacer para ayudar?

  • En primer lugar, trata de evitar el plástico siempre que sea posible y razonable: bolsas de algodón en lugar de bolsas de plástico, verduras sin embalar del mercado o la verdulería de la esquina en vez del supermercado, agua del grifo en vez de embotellada y así sucesivamente. Aquí te dejamos 15 consejos para vivir sin plástico.
  • Puedes tirar los desechos plásticos que se acumulan en tu casa en el contenedor amarillo si tienes uno cerca. Si no lo tienes, muchas ciudades tienen centros de reciclaje donde llevar los plásticos. 
  • Los productos cosméticos e higiene que contienen microplásticos no son tan difíciles de eliminar de la vida cotidiana. 
  • Otro paso sensato: cambia gradualmente tu stock de ropa, ropa de cama y toallas a piezas hechas de algodón puro y otras fibras naturales para que las fibras sintéticas ya no sean arrastradas al mar desde la lavadora.
  • Puedes apoyar a organizaciones que hagan algo activamente contra la basura en el mar, muchos de los cuales dependen de donaciones y apoyo voluntario.
  • Hazlo bien y habla del tema. Cuéntales a tus amigos por qué evitas el plástico, cuéntales sobre los problemas que causa el plástico en el mar. Porque no por indiferencia, sino por ignorancia, muchas personas mantienen sus hábitos. En definitiva, trata de llegar a una masa crítica de personas comprometidas. Comencemos con eso. 

Ocean Now: arte contra el plástico en los océanos

También vale la pena ayudar a la organización de protección ambiental Ocean Now, quien, con el arte, ayuda a limpiar los océanos de plástico y preservar la vida en ellos.

Para su serie de fotos que puedes ver en “In Your Face”, la organización pudo contar con muchas caras conocidas. Las muestras de microplásticos quedaban pegadas en la cara de las celebridades, la nariz sangrante representa los efectos destructivos de la contaminación ambiental.

Aquí puedes ver el documental entero “Océanos de plásticos”
Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

5 comentarios en «Plástico en los océanos: ¿qué puedo hacer para ayudar?»

  1. Si señor .
    El aporte (positivo o negativo) que hago desde mi casa a diario tiene impacto en todo el planeta en los próximos años.
    Me hago consciente y actuo en consecuencia

    Responder
  2. Si señor .
    El aporte (positivo o negativo) que hago desde mi casa a diario tiene impacto en todo el planeta en los próximos años.
    Me hago consciente y actuo en consecuencia

    Responder
  3. A veces es difícil desprenderse del plástico. Parece que nos obligan a consumirlo en todos los productos que hay a la venta. Acá en chile es muy difícil comprar algo que no lleve plástico.

    Responder
  4. Somos la especie más destructiva del planeta. Sigo con esperanza de que algún día nos esforcemos y podamos mejorar. Ojala.

    Responder

Deja un comentario