Los tres pilares de la sostenibilidad: ecología, economía y social

Los tres pilares de la sostenibilidad (también conocidos como los tres principios de la sostenibilidad), son un referente para los países y las empresas: utilizando los tres principios de la ecología, la economía y los asuntos sociales, se pueden formular pautas para una acción sostenible.

Los tres pilares de la sostenibilidad surgieron en la década de 1990. Se utilizaron por primera vez como referencia para la sostenibilidad en los tratados internacionales de la Cumbre Mundial de Johannesburgo en 2002.

Un aspecto central del modelo de los tres principios de la sostenibilidad, es que todos los pilares se ponderan por igual y se les da la misma prioridad, ya que se basa en la idea de que el desarrollo sostenible solo se puede lograr si los objetivos ambientales, económicos y sociales se implementan simultáneamente y con los mismos derechos, por lo que los diferentes objetivos son mutuamente dependientes. De esta manera, se asegurará y mejorará el desempeño ecológico, económico y social de una sociedad.

Tres pilares de la sostenibilidad: la ecología

La sostenibilidad ecológica exige proteger el medio ambiente, incluidos los recursos naturales. Las empresas y los países deben abogar por el uso consciente del agua, la energía y las materias primas finitas.

El principio de la ecología también representa el hecho de que solo se pueden tomar de la tierra tantas materias primas no renovables como puedan ser reemplazadas por materias primas renovables. El objetivo es evitar daños al ecosistema y, en cambio, promover la biodiversidad. Esto también significa que las emisiones deben ser tan bajas que no causen ningún daño.

El pilar de la ecología también representa un enfoque consciente de la salud humana: las sustancias que son dañinas para la salud, como el PEG y los derivados del PE, contradicen la sostenibilidad ecológica.

Sostenibilidad social: un supuesto antropológico básico

La sostenibilidad social pone a las personas en el centro: la dignidad de las personas y el libre desarrollo de la personalidad no deben negarse a ninguna persona. Este supuesto básico es el mínimo absoluto que no debe socavarse.

La explotación, así como el trabajo forzoso e infantil, contradice la sostenibilidad social. En términos positivos, el pilar «social» exige un salario justo, la implementación de los intereses de los empleados, así como la oportunidad de capacitación y educación superior y desarrollo profesional gratuito.

El principio social también tiene en cuenta los intereses sociales: los países o empresas que actúan de manera sostenible también deben actuar de una manera orientada al bien común.

Sostenibilidad económica: ¿Qué significa «bueno» económicamente?

La sostenibilidad económica requiere una buena gestión. Incluso las empresas sostenibles tienen que obtener suficientes beneficios para poder invertir en máquinas modernas, nuevos empleados y formación.

Maximizar las ganancias no debería ser el único objetivo. En cambio, las empresas deben seguir estrategias a largo plazo. El comercio justo también es uno de ellos. Además, las empresas sostenibles para perseguir nuevos objetivos, como aumentar la calidad de vida o el promover proyectos de protección del medio ambiente.

En lo que respecta a los países, la sostenibilidad económica también significa mantener bajas las deudas nacionales, de lo contrario, serán una carga para las generaciones futuras. Además, un país debe mantener su equilibrio externo para no perjudicar a otros países. Porque una nación exportadora fuerte puede hacer que otros países dependan de las exportaciones: estos países no pueden construir una economía local (competitiva), lo que a su vez puede significar un alto desempleo.

Si un país tiene que importar productos constantemente y no tiene bienes para vender, la deuda del país también aumenta.

¿Qué tan bueno es el modelo de sostenibilidad de los tres pilares?

El modelo de tres pilares es controvertido. También hay una serie de conceptos alternativos de sostenibilidad, que son, sin embargo, mucho más complicados y que además han sido ampliamente criticados.

El punto crítico del modelo de los tres pilares de la sostenibilidad, es que el modelo es difícil de aplicar en la práctica. De hecho, el modelo no aporta soluciones concretas, sino solo directrices. Por ello, el modelo de los tres principios de la sostenibilidad se puede trasladar a muchos ámbitos, pero es precisamente esta apertura la que también se critica. A menudo se dice que los pilares están abiertos a casi todos los objetivos de política económica y social convencionales, como el crecimiento económico, el pleno empleo o un aumento de los ingresos fiscales. De esta forma, el modelo de los tres principios amplía demasiado el concepto de sostenibilidad, lo que lo hace menos importante.

Otro punto crítico es que los tres principios de sostenibilidad son teóricamente, pero no de hecho, iguales, porque el hecho es que el pilar ecológico hasta ahora ha sido tratado con una algo secundario en la sociedad moderna.

En el modelo original, los pilares de sostenibilidad se pueden equilibrar entre sí: cuando la economía está en auge (pilar económico fuerte), el medio ambiente puede ser “descuidado” (pilar ecológico débil). En este caso, se habla de “sostenibilidad débil”, ya que los recursos naturales se pueden compensar con capital humano o físico. Al final del día, lo único que cuenta aquí es la prosperidad total, incluso si se produce a expensas de la naturaleza.

Por lo tanto, para un modelo con “fuerte sostenibilidad”, el objetivo de la sostenibilidad ecológica debería tener prioridad, ya que la protección de las condiciones de vida naturales es también el requisito básico para la estabilidad económica y social.

Hasta ahora no existe ninguna teoría que haya sido aceptada como reemplazo del modelo de los tres principios de sostenibilidad en política y ciencia, y queda por decir que el modelo constituye la base de casi todas las definiciones de desarrollo sostenible. El concepto también se puede encontrar, por ejemplo, en el punto I.2 del plan de ejecución de Johannesburgo y en el artículo 1 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea.

Nuevos estudios y conceptos sobre sostenibilidad

En 2015, la ONU adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Más de 13.000 empresas se han adherido al Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Se comprometen con diez principios universales en las áreas de derechos humanos, normas laborales, medio ambiente y prevención de la corrupción. Estas cuatro áreas también se remontan al modelo de tres pilares de sostenibilidad.

La sostenibilidad seguirá siendo un tema importante en el futuro, también para las empresas. Porque hace tiempo que está claro que las empresas se benefician de una gestión sostenible. Una serie de ventajas sobre gestión de la sostenibilidad, incluyen:

  • Aumento de la eficiencia
  • mayor potencial de innovación
  • mayor popularidad entre los inversores
  • mejor satisfacción de las necesidades del cliente
  • empleados más motivados

Si quieres más información o simplemente leer sobre el tema de la sostenibilidad, te recomendamos los siguientes libros: «Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible», «Pero… ¿tiene arreglo?: 10 años de reflexiones sobre sostenibilidad» y «Sostenibilidad con propósito : Hacer el bien, haciéndolo bien».

Leer más en Sinlupa.com:

Deja un comentario