Turismo de masas: consecuencias del turismo masivo

¡Quiero compartir!

El turismo de masas (turismo masivo) tiene muchas consecuencias perjudiciales para el medio ambiente. Te damos consejos sobre cómo evitar las áreas de vacaciones superpobladas y, en cambio, irte de vacaciones de manera más sostenible.

Turismos de masas o masivo: ¿qué es realmente?

Se entiende por “turismo de masas” o “turismo masivo” el fenómeno de que un gran número de veraneantes se reúnen en los mismos lugares. Como resultado, a menudo hay más viajeros que locales en los respectivos destinos de vacaciones en la temporada alta.

Venecia, Mallorca y Barcelona, ​​por ejemplo, se ven especialmente afectadas por el turismo de masas. Las razones incluyen monumentos famosos, estructuras, playas populares o sitios conocidos, como zonas de rodaje de películas o series populares.

Consecuencias del turismo de masas

En primer lugar, el turismo masivo tiene aspectos positivos: tanto el país como la población local ganan dinero con los turistas. Además, se pueden crear nuevos puestos de trabajo.

turismo masificado

Al mismo tiempo, el turismo de masas también tiene numerosos inconvenientes. La naturaleza y el medio ambiente en particular se ven afectados por los efectos negativos de este fenómeno. Los mayores problemas causados ​​por el turismo masivo incluyen:

  • Aumento de las emisiones de CO2 de los medios de transporte nocivos para el medio ambiente: Uno de los principales problemas del turismo de masas es la elección de medios de transporte dañinos para el medio ambiente, como aviones o cruceros, que generan una alta proporción de CO2, que impulsa el cambio climático.
  • Eliminación de basura y alcantarillado insuficiente: Las infraestructuras de muchos lugares turísticos no están diseñadas para un número tan grande de personas. Esto puede, según WWF provocar que el exceso de basura o las aguas residuales se viertan al mar y de esta forma provoque una contaminación de largo alcance de los océanos.
  • Aumento de alquileres y falta de espacio habitable en áreas metropolitanas:  Los hoteles y casas de vacaciones existentes no pueden hacer frente a las masas turísticas excesivas. Es por eso que cada vez más turistas también reservan alojamientos que en realidad están destinados a los lugareños. Esto significa que, por un lado, el espacio habitable se está volviendo escaso y, por otro lado, los alquileres aumentan rápidamente.
  • Destrucción de paisajes y hábitats de animales y plantas: La expansión de la infraestructura necesaria para el turismo masivo no solo destruye áreas naturales sino también los hábitats de animales y plantas, y así contribuye a la extinción de especies.

A continuación puedes ver un documental sobre el turismo masivo en Tailandia, da mucho que pensar:

Como hacer tus vacaciones sostenibles

También puedes hacer algo tú mismo contra el problema del turismo de masas. Este contra-movimiento se llama “turismo suave”. Hemos reunido los cuatro consejos más importantes para que te vayas de vacaciones de manera justa y con conciencia ambiental:

  • Viajar en temporada baja si es posible: En temporada alta, viajan especialmente las familias con niños en edad escolar y profesores que quieren tomarse un breve descanso durante las vacaciones escolares regulares. También hay muchos otros turistas que quieren aprovechar el buen tiempo durante las vacaciones de verano, por ejemplo. Sin embargo, si eliges viajar fuera de temporada, no solo suele ser más barato, sino también más sostenible, porque evitas los grandes flujos turísticos.
  • Vacaciones en las cercanías: no tienes que alejarte mucho para vivir grandes aventuras. A veces son los lugares más pequeños e inicialmente desconocidos los que te sorprenden en particular. Además, puedes viajar de forma más sostenible si no vuelas a continentes distantes, sino que prefieres unas vacaciones en tu país de origen, o en los países vecinos. 
  • Apoyar los negocios locales: los lugareños son quienes a menudo sufren principalmente del turismo masivo. Si vas a comer a restaurantes locales o compras en tiendas regionales, apoyas a los lugareños y los ayudas económicamente.
  • Usar medios de transporte más sostenibles: viajar en avión, crucero o en tu propio coche provoca emisiones de CO2 extremadamente altas, que tienen un impacto negativo en el cambio climático. Puedes contrarrestar esto tomando el transporte público, como el tren o el autobús, durante las vacaciones. También puedes elegir el cicloturismo, que se está poniendo muy de moda. Viajas más despacio pero lo disfrutas más.

Te recomendamos estos libros: “Cambia el mundo: 10 pasos hacia una vida sostenible” y “Exceso de equipaje: Por qué el turismo es un gran invento hasta que deja de serlo”.

Leer más en Sinlupa.com:
¡Quiero compartir!

Deja un comentario